El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) se consideró hace años como una enfermedad psiquiátrica. Hoy en día es reconocido como un problema común que afecta al 2 % de la población. El trastorno obsesivo compulsivo es un trastorno perteneciente al grupo de los trastornos de ansiedad caracterizado por:

 

  • Obsesiones:  ideas, pensamientos, imágenes o impulsos recurrentes y persistentes que no son experimentados como producidos voluntariamente, sino más bien como pensamientos que invaden la conciencia y que son vividos como repugnantes o sin sentido.

 

  • Compulsiones: son conductas repetitivas y aparentemente finalistas, que se realizan según determinadas reglas de forma estereotipada. El acto se realiza con una sensación de compulsión subjetiva junto con un deseo de resistir a la compulsión, por lo menos inicialmente.

 

¿ Por qué una persona se comporta así ? ¿Es acaso masoquismo o comportamiento auto-lesivo? Aunque pueda parecer ilógico, se trata de un comportamiento que se repite durante un cierto tiempo y que dura más de tres a seis meses y que puede incluso abocar en un placer. Más tarde se convierte en necesidad. Por tanto,  la compulsión se basa en el placer.

 

¿ Tienes la necesidad de mirar la pantalla del móvil cada cierto tiempo ? ¿ Te pones excusas para seguir conectado a las Redes sociales o al whatsapp una y otra vez ? Todo lo que puede provocar la tecnología es una cierta facilidad de expresión, o incluso de adicción a la misma. Pero no deja de ser un sustituto más moderno de síntomas que dependen de la personalidad previa y no del medio de expresión.

 

Ejemplo práctico:

 

“Antes de bloquear el móvil tienes que cerrar todas las pestañas que están abiertas. También chequeas antes de dormir, dos o tres veces, que la alarma del móvil haya quedado activada, y en Instagram no puedes tener historias pendientes para visualizar.”

 

Rituales ilógicos, pero incontrolables.

 

Tipos de Rituales

 

  1. Preventivos. Acciones para prevenir un miedo, como por ejemplo limpiar toda la casa de forma compulsiva.
  2. Reparatorios. Después de una acción volver al hecho para comprobar compulsivamente.
  3. Propiciatorios. Para que suceda algo bueno. Por ejemplo, llevar un amuleto concreto y realizar acciones con él de forma compulsiva.

 

¿ Cómo intervienen el problema ? Muchos especialistas ofrecen fármacos para mitigar la ansiedad, pero eso no cambia la calidad de los pensamientos.

 

La Terapia Breve Estratégica actúa de otra forma; , se realiza un tipo de diagnóstico, que se define como operativo, a través del cual se conoce un problema mientras se resuelve (aprender haciendo), que por lo tanto se concentra en los intentos aplicados para resolver el problema que no funcionó (soluciones intentadas ). La herramienta de investigación es el diálogo estratégico; Una forma de diálogo con preguntas con una ilusión alternativa, a través de la cual se tocan las percepciones y las emociones incluso antes del intelecto, para luego aplicar estrategias y estratagemas que siguen la misma lógica del trastorno, haciéndolo colapsar desde adentro.

En este caso, la prescripción de liberación, que puede generalizarse a muchas variantes de documentos basadas en el placer, es la que en Terapia Estratégica Breve definimos la “ritualización del ritual” (Nardone, Portelli, 2013) que consiste en preguntarle a la persona: durante un período de dos semanas (que es el intervalo de tiempo necesario para garantizar que las indicaciones entre una reunión y otra puedan tener su máximo efecto).

 

¿ Qué resultados se obtienen ? 

 

  • La persona obtiene control sobre el trastorno, teniendo que decidir, voluntariamente, llevar a cabo las acciones antes de la obsesión, por lo tanto, el comportamiento ya no es compulsivo, sino voluntario.
  • Permite posponer la ejecución del ritual, teniendo que llevarse a cabo una vez por hora, por lo tanto, el comportamiento se actúa no a pedido de la obsesión, sino por decisión de la persona.
  • Crea un intervalo entre la solicitud de la obsesión y la reacción del individuo, interrumpiendo la secuencia perceptiva-reactiva que caracteriza el trastorno.
  • El ritual placentero se vuelve cada vez más desagradable, dada la obligación de implementarlo independientemente de la necesidad del momento, en cualquier momento del día.

 

Fuente:

  • Giorgio Nardone, Miedo, pánico, fobias , 1993
  • Giorgio Nardone, Montando el tigre , 2003
  • Giorgio Nardone, El diálogo estratégico , 2004
  • Giorgio Nardone, Balbi, Solcare el mar sin el conocimiento del cielo , 2008
  • Giorgio Nardone, Portelli, Obsesiones, compulsiones, manías , 2013