La familia es uno de los pilares de la sociedad” reza la ONU. Por otra parte, la Real Academia Española la define como “grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas” o como “conjunto de ascendientes, descendientes, colaterales y afines de un linaje”.

En este artículo se abordará los diferentes tipos de familia que causantes de problemas en las personas, según el estudio  de investigación del Centro de Terapia Breve Estratégica de Arezzo

“Llevar una vida amargada lo puede cualquiera, pero amargarse la vida a propósito es un arte que se aprende”.

.-Paul Watzlawick

 

Modelo hiperprotector

 

Es el modelo de familia más habitual hoy en día. Los padres intentan con las mejores intenciones sobre proteger a su hijo/a para que no sufran a lo largo de su vida. Éstos exceden los límites saludables de la protección a los hijos y conlleva unos hijos con carencias, frágiles y con baja autoestima. Al no enseñarles que el error forma parte de un aprendizaje, se frustran fácilmente.

 

 

Modelo democrático permisivo

 

Se trata de un modelo de familia basado en la amistad de padres e hijos sin jerarquía evitando todo tipo de conflictos a través del consenso. Es lógico que tengan mucha comunicación y aparentemente simula una dinámica muy saludable, sin embargo, llevado al extremo, desencadenan que los hijos puedan decantarse por posturas autoritarias hacia sus padres.  Los hijos pueden convertirse en tiranos con sus padres, un  dictador dispuesto a terminar con la democracia existente, con el fin de conseguir su propio beneficio.

 

Modelo sacrificante

 

En este modelo se advierte un comportamiento sacrificado por parte de los padres hacia los hijos y al contrario. El sacrificio es bueno y es un deber. Hay que consentir los deseos de los demás.

 

 

Modelo intermitente

 

Existe un tipo de modelo que no es estático, sino por el contrario, pasa de un tipo a otro. Los padres son muy contradictorios y generan mucha inseguridad en sus porque nunca saben con qué tipo de comportamientos parentales se van a encontrar. Así pues, los hijos tienen la sensación de estar equivocándose constantemente y viven siempre en el error permanente.

 

 

Modelo delegante

 

El modelo delegante trata de aquellos padres que trasladan la educación y crianza de sus hijos a terceras personas. Dicho comportamiento generará mucha inseguridad en los hijos que no tendrán clara la autoridad parental en ningún momento.

 

 

Modelo autoritario

 

Aquí prima la rigidez por antonomasia. Los padres adquieren una postura de poder y fuerza hacia los hijos a través del deber y disciplina.