La adolescencia es un enigma , altibajos fisiológicos y psicológicos, cada chico es diferente pero igual a los demás…y dentro de esta espiral que todos hemos pasado como hijos  ahora nos situamos como padres y pasamos del ” nadie me entiende” de adolescente…al “nada entiendo” como padre. Es dentro de este vaivén lleno de subidas y bajadas que giramos  el timón como padres y lanzamos un S.O.S.: ¡ ADOLESCENTE A LA VISTA !

 

La comunicación es la mejor herramienta que tenemos para poder establecer una buena relación, pero en este momento sin saber cómo ni porque ,decimos cosas que producen terribles resultados que hacen que no sólo no consigamos nuestro objetivo sino que empeore, como decía Oscar Wilde: “provocar las peores consecuencias pese a estar movido por las mejores intenciones”.

 

Por tanto padres…“digas lo que digas seguro que te equivocas”…si intentamos ver lo que decimos y hacemos cada día,  podemos ver cómo podremos cambiarlo.
Tal como dice una estratagema china:” si queremos ver el funcionamiento de una cosa tenemos que encontrar las mil maneras de retorcerla aún más”.

 

¿ Qué podemos hacer para empeorar la relación con nuestros hijos adolescentes?:

 

1-Castigarlo, cuánto más ,mejor aprenderá.
Nuestro adolescente  entrará dentro de un juego de perder-ganar, aumentará su rabia y ganará.
2-Insistir en que cumpla con sus obligaciones, que estudie, que recoja su habitación.
Fantástico!!! seguro que conseguimos el efecto contrario, nuestro hijo nos lleva la contraria y puesto que es un adolescente ..ganará de nuevo.
3- Controlar qué hace y hacérselo saber.
Esta indicación va directamente a atacar su independencia..,con lo que vereis a vuestro hijo explotando en un ataque  verbal hacia vosotros.
4-Pasar de lo qué hace.
Provocando que crea que no os preocupáis por él y se crezca dentro de su rabia.
5-Ocuparme de sus cosas, ayudándolo y protegiéndolo.
Con nuestra mejor intención le hacemos la vida más fácil para evitar conflictos.El adolescente en este caso recibe un mensaje doble por parte nuestra:” me quiere mucho pero si lo hace todo por mi es porque no me cree capaz de hacerlo por mi mismo”.
Los 5 puntos anteriores empeorarían la relación con nuestros hijos  pero al mismo tiempo son la clave para mejorarla.
Sólo la comunicación y la intervención estratégica serán claves para crear una relación de padres que pongan limites e hijos que se sientan independientes dentro de ellos.
“La vida de familia pierde toda libertad y belleza cuando se basa en el principio del yo te doy y tú me das”
Henrik Ibsen.