La depresión, la renuncia a la vida

Cuando alguien acude a terapia, en la mayoría de las ocasiones, previamente ha intentado resolver su problema mediante sus propias estrategias y métodos predeterminados una y otra vez sin llegar a resolverlo.

¿ Sientes que no tienes motivación por hacer las cosas, pérdida de ilusión y de energía  ? Hay solución. Con herramientas y recursos, la solución al problema se encuentra justo a un paso.

Las personas con depresión sufren mucho, se sienten sin esperanza. Es más, han perdido la alegría, el placer o incluso el sentido del humor. Su día a día resulta agotador para la persona. Por tanto, actúa como si de una víctima se tratara presa de su propio dolor. Renuncia a sentirse mejor y a salir del círculo vicioso en el que se encuentra.

 

Tipos de Depresión

 

  • Siempre he sido incapaz, está en mi forma de ser
  • Pensaba que podía pero estoy equivocado, no soy capaz.
  • Creía en los demás, pero me han decepcionado.
  • Tengo unos valores, pero el resto del mundo no.

 

La tristeza es algo natural, incluso normal y saludable. A las personas nos ocurren cosas desagradables y dolorosas que forman parte del ciclo vital. Es normal sentirse triste tras una ruptura sentimental, o por la pérdida de un trabajo, etc…Permitirnos sentir tristeza y desánimo durante unos días nos puede ayudar enormemente a dar el impulso que necesitamos para recuperar nuestro bienestar, a pesar de las dificultades.

 

Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes. Khalil Gibran

 

 

Sin embargo, si cruzamos la barrera temporal y ese estado de ánimo de tristeza profunda nos invalida en nuestro día a día, quizás hemos renunciado por falta de recursos para gestionar el cambio.

 

Aparecen dificultades de concentración, dudas recurrentes, confusión e indefensión, desánimo, desesperación, llanto, irritabilidad, impaciencia o apatía.  No disfruta con con nada. Incluso pueden presentar trastornos del sueño, alimentación y ansiedad.

 

Es un error tratar de consolar, animar o tranquilizar a una persona con depresión, pues ésta no creerá lo que le decimos, no cambiará su idea de sentirse poco útil y se reforzará en el papel de víctima.

 

La Terapia breve estratégica es el arte de persuadir a alguien para que haga algo diferente que le ayude a sentirse mejor, porque lo que hace ahora no funciona.

 

El terapeuta estratégico intenta romper este círculo vicioso de renuncia y vitimización, trabajando en el plano presente y enfocando el caso en la búsqueda de nuevas soluciones.

 

Fuente: Las caras de la depresión. Giorgio Nardone

2018-12-01T10:45:54+00:00